viernes, 9 de enero de 2009

CONSECUENCIAS DE LA DROGADICCIÓN

Las consecuencias son numerosas e inciden tanto en el plano individual como en el familiar y social.La drogadicción acarrea al individuo graves daños físicos y psíquicos.
  • El drogadicto pierde lo mejor de sí mismo: el autocontrol y la fuerza de voluntad. Se vuelve apático, desinteresado, ansioso.
  • Pierde el estímulo por los logros personales y profesionales.
  • Se aísla, desprecia los vínculos familiares y amistosos y se encierra en círculos por lo general marginales, donde le resulta fácil conseguir la droga.
  • Las repercusiones en el ámbito familiar también son importantes. La familia de un adicto casi siempre se ve desbordada en un intento de hacer frente al problema ya que se producen conductas delictivas.En el ámbito social, las consecuencias más graves del consumo de drogas probablemente sean la marginación y la delincuencia.
  • Por un lado, la distribución de drogas ilegales está controlada por organizaciones criminales, con la secuelas de corrupción y violencia que ello lleva aparejado, y por otro lado, el consumidor suele recurrir a conductas delictivas para poder adquirirlas.
  • De este fenómeno derivan los sangrientos episodios de terrorismo relacionados con el narcotráfico y los ajustes de cuentas entre bandas de los que con frecuencia nos llega noticia a través de la prensa y la televisión.
  • Es consecuencia de la drogadicción la psicosis, generalizada en ciertos sectores sociales, de inseguridad en las calles, motivada ciertamente por la identificación del concepto de drogodependiente con el de delincuente potencial.Cabe destacar los extraordinarios costes sanitarios que se derivan de las toxicomanías y de las enfermedades relacionadas con ellas, así como los accidentes causados por drogadictos y el de los programas de prevención y tratamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada